NOTICIAS

CONSEJOS: PEQUES - EN LA ROPA DE BEBE ETIQUETAS FUERA Y ...

15/02/2012

Desde Peques, comercio dedicado a la moda infantil. Inma Muñoz nos da una serie de consejos que tienes que ver con la ropa de bebé, concretamente acerca de los cuidados y de la elección de esta para que su piel y su comodidad no se vea afectada.

Nada tan delicado como la piel de un bebé. Por eso debemos cuidarla desde el primer día, en cuestiones como la ropa. Podemos seguir algunos consejos prácticos que harán que esa piel del bebé se mantenga sana.
Los consejos sirven tanto para la ropa exterior como, especialmente, para la ropita interior que está en contacto más directo con la piel.
Respecto al lavado de la ropa, debe realizarse sin suavizante y sin lejía ni detergentes fuertes, preferiblemente con detergentes naturales y específicos para pieles sensibles. Se deben eliminar los restos de detergente a través de un aclarado extra o un centrifugado enérgico.
Se puede optar por tejidos naturales en la ropita: la ropa orgánica es una cuestión de salud y de respeto a la naturaleza. El tejido de fibras naturales, como el algodón natural, es transpirable, lavable, mantiene la temperatura corporal del bebé y no utiliza productos químicos en su elaboración.
Por el contrario, hay que intentar evitar las fibras sintéticas o la lana, que son más ásperas y pueden provocar picor en la delicada piel del pequeño.
También nos podemos fijar en que los brochecitos automáticos o presillas no sean de níquel, ya que es un material que puede provocar alergias.
Hay que cortar las etiquetas para evitar rozaduras o enganches.
Respecto a los zapatitos, deben ser de cuero o tela para que traspiren y los pies se aireen. Los calcetines también han de ser de algodón, no de nylon o lycra.
Se debe mimar toda la ropa que esté en contacto con la piel del bebé, también la de la cuna o cama. Las sábanas y mantitas se deben lavar y escoger con los mismos criterios que el resto de ropa.
También es primordial elegir la funda y sábanas del capazo o cuco que se use para las primeras semanas de vida del bebé, ya que pasará gran parte del tiempo durmiendo sobre ellos.
Antes de estrenar la ropa del bebé, conviene eliminar los restos que puedan traer de fábrica, dándole un primer lavado y aclarado.