NOTICIAS

CONSEJOS: AUTOESCUELA JUANJO - CÓMO DEBEN VIAJAR LOS NIÑOS EN EL COCHE

15/11/2012

Aquí os dejamos este video-consejo donde Mª Carmen de Autoescuelas Juanjo, nos habla sobre como deben viajar los niños en el coche para evitar daños mayores en caso de accidente. Por eso nos deja este informe y varios consejos con las directrices necesarias para mantener la seguridad de los más pequeños de la casa.

El balance Europeo sobre accidentalidad infantil en carretera sigue siendo preocupante. Cada año fallecen al menos 1.000 niños y otros 80.000 resultan heridos. Esta situación es tanto más dolorosa si tenemos en cuenta que el 75% de las muertes infantiles y el 90% de los daños graves se podrían haber evitado si los más pequeños viajasen correctamente en el coche. En este contexto, y por desgracia, España está entre los países con mayores índices de mortalidad y lesiones infantiles en accidente de circulación.

La mayoría de los sistemas de seguridad que equipa un automóvil, no están pensados ni diseñados para los más pequeños. Por eso los niños debe de usar sus propios sistemas de retención para viajar con seguridad en el interior de un vehiculo.

La normativa española en materia de tráfico, establece la prohibición de que los menores de 12 años viajen en las plazas delanteras de un automóvil, a no ser que hagan uso de los sistemas de retención adecuados y siempre y cuando pueda ser desconectado el airbag frontal del asiento del pasajero, aunque se recomienda la colocación del sistema de retención infantil en los asientos traseros, y especialmente en el asiento central ya que este ofrece mayor seguridad, especialmente en el caso de impactos laterales y cuando la carrocería se ve sometida a deformaciones severas.

Cuando un niño alcanza una estatura de 1’35 m, momento en el cual ya podrá utilizar sin problemas los cinturones del vehiculo

CLASIFICACION DE LOS SISTEMAS DE RETENCION INFANTIL

GRUPO 0 +
0 - 13 kg, hasta 2 años aproximadamente, se coloca en sentido contrario a la marcha del vehiculo.

GRUPO I
9 - 18 kg, de 9 meses a 3 años, se sitúan siempre en sentido de la marcha, incorporan un arnés de 4 o 5 puntos de anclaje se sujetan con el cinturón del propio vehiculo.
Desventaja que tenemos, es que en caso de accidente el impacto no se reparte de forma uniforme en toda la espalda.

GRUPO II
15 – 25 KG, de 3 a 6 años, asiento con ajuste de cinta del cinturón del vehiculo / cojín elevador con respaldo. Ambos se acoplan al cinturón de seguridad del vehiculo, tanto delantero como trasero, utilizando un ajustador que adapta el cinturón a la altura del hombro del niño.

GRUPO III
22 -36 KG, 6 a 12 años, cojín elevador/ ajustador de altura de la cinta/ cinturones especiales. Todos se acoplan a los cinturones de seguridad del propio vehiculo, son validos para niños de hasta 12 años.

REGLAS A TENER EN CUENTA:

1- Nunca llevar al bebé en brazos, ya que se ha demostrado que, en caso de accidente, la energía cinética transforma un niño, por ejemplo, 25 kg en una masa de una tonelada.
2- Elegir el sistema o dispositivo, en función del peso y el tamaño del niño, no por la edad.
3- Instalar el dispositivo correctamente en el vehiculo, siguiendo las instrucciones que le acompañan, colocar siempre al niño con los cinturones u otros elementos de seguridad ajustados y abrochados.
4- En las sillas, es preferible, el arnés de cinco puntos de ajuste al de cuatro.
5- No cambiar a los niños a una silla del grupo I, hasta que no alcancen los 13 Kg. de peso ya que el 100% de las sillas de este grupo que se comercializan en España, se colocan en el sentido de la marcha del vehiculo comprometiendo en caso de impacto el cuello y la cabeza de los niños. (Los niños suecos viajan hasta los cuatro años en sentido contrario a la marcha y los americanos hasta los 2 años). ESTAN MÁS INFORMADOS QUE NOSOTROS.
6- No dejar al niño de pie entre los asientos, ni tocando botones o manillas de ventanas o puertas, que, además, han de ir con seguro.
7- Predicar con el ejemplo, poniéndose siempre el cinturón de seguridad y no infringiendo las normas de Tráfico, para no perder la autoridad moral frente al niño.

Recuerda, si un niño no lleva sillita mejor no arranque